Jesús Rico Vargas

Posts Tagged ‘Jesucristo Jesus Rico’

“Recuperando nuestra visión” (Marcos 10:1-52)

In Devocional, Jesucristo, Jesus Rico Vargas on septiembre 28, 2010 at 5:00 am

Respondiendo Jesús, le dijo: ¿Qué quieres que te haga? Y el ciego le dijo: Maestro, que recobre la vista. (Marcos 10:51)

Algo que me causó últimamente curiosidad fue la historia de este ciego. Jesucristo sanó a muchos ciegos, y de muchas maneras; pero a pocos de ellos se les menciona con nombre propio, e incluso, con el nombre de su padre. Era como el ciego conocido del pueblo, el de toda la vida.

Tal vez, esto represente nuestra vida. Muchas veces, tenemos un problema tan conocido, al punto que hasta por nuestros padres es recocido: somos pobres desde la generación de mi tatarabuela, tenemos tal enfermedad u otra por herencia, repetimos los mismo errores de nuestros padres (aunque conscientes, igual los replicamos) y cosas semejantes.

¿Cuál es, pues, la enseñanza de hoy? Ciertamente tenemos estos problemas que nos hacen perder la visión correcta de nuestra vida, y del propósito para el cual Papito Dios nos creó. Hay que tomar el ejemplo del ciego Bartimeo, quien ante el paso del Maestro por su vida, le buscó con ánimo resuelto y nunca desistió, y aunque la pregunta de Jesús sonara como tonta (pues a qué ciego se le pregunta “¿qué quiere que te haga?”, sino es el de recobrar la visión) pero esto el Señor lo hizo para enseñarnos humildad; humildad para reconocer que necesitamos de Él, y necesitamos presentarle nuestros problemas a Él, y ciertamente recibiremos sanidad.

“¿Qué quieres que te haga?” – te pregunta el Maestro Jesucristo hoy…

Dios le bendiga,

Jesus Eduardo Rico Vargas

Anuncios

¿Cómo ser un líder verdadero? Liderazgo a la Inversa (Marcos 9:1-50)

In Devocional, Jesucristo, Jesus Rico Vargas on septiembre 27, 2010 at 6:51 am

Entonces él se sentó y llamó a los doce, y les dijo: Si alguno quiere ser el primero, será el postrero de todos, y el servidor de todos. (Marcos 9:35)

Cuántas veces pensamos el liderazgo como una posición privilegiada donde muchos nos siguen y nos aclaman y nos sirven como súbditos . Cuántas veces pensamos al “Líder” en términos de los beneficios que tendremos, es decir, de lo que recibiremos.

Jesucristo nos plantea el verdadero liderazgo a la inverza. La clave del verdadero liderazgo no radica en qué vamos a recibir sino en qué vamos a dar. Implica, además, cuántas personas voy a ayudar y no cuánto beneficio sacaré de esto o aquello. Y lo más importante de su enseñanza no fueron sus palabras, sino el ejemplo que nos dio. Al punto fue su liderazgo que hasta su vida entregó por la causa, por amor a sus seguidores (aún antes que le siguieran).

¿Por qué crees que aún hoy, hace más de dos mil años, Jesucristo sigue ganando más y más seguidores? Su carisma no se basó en vanas palabras, ni en acciones huecas y temporales, sino en un amor y servicio genuino por los demás. Y a todos Dios nos regaló un talento y un propósito para ser líderes.

¿Estás ejerciendo hoy tu liderazgo? Medita en esto y habla con Papá Dios en oración.

Dios le bendiga,

Jesus Eduardo Rico Vargas