Jesús Rico Vargas

Archive for 16 noviembre 2010|Monthly archive page

“¿Cómo Está el Pozo de Tu Vida?” (Juan 4:1-54)

In Devocional, Jesucristo on noviembre 16, 2010 at 6:59 am

“La mujer le dijo: Señor, dame esa agua, para que no tenga yo sed, ni venga aquí a sacarla.” (Juan 4:15)

Muchos conocemos la historia de Jesucristo y la mujer samaritana. Sabemos que un día Jesús, rumbo a Galilea, tuvo que pasar por Sicar una ciudad de Samaria. Y cansado de caminar, descansó en un pozo él solo, mientras sus discípulos fueron a traerle de qué comer. Y fue entonces cuando se conoció con la mujer samaritana.

Si lees el pasaje de Juan 4, desde el versículo 1 al 15, notarás algo curioso. Primero, Jesús toma como pretexto pedirle agua, pero al final, termina él ofreciéndole el agua de vida que sacia el corazón. Y termina pues, ella pidiéndole a Él, conociendo los beneficios. Pero notarás, después del versículo 16 que el corazón de esta mujer estaba lleno de heridas del pasado, con vacíos profundos, que siempre buscó llenar con el amor de hombres, que tal vez,  a la postre, le hicieron más daño.

Nuestra vida es como un pozo, pues uno saca agua de un pozo para llenar el vacío de sed en el nuestro. El problema está cuando vamos a pozos que nada bueno aportan. Nos aferramos a personas y situaciones que nos hacen más daño de lo que nos benefician. Ir a Jesucristo es diferente, su agua es más pura que el agua Oasis, Manantial, o cualquier otra marca de agua que exista en Colombia (por buena que sean, claro está).

Esa agua que proviene de Jesucristo, es el agua espiritual que sacia nuestra necesidad de Amor. Porque su amor es verdadero amor. El cual se recibe por fe y en oración. ¿Deseas nunca más tener que ir a un pozo de aguas, que sacia temporalmente, porque deseas el agua que proviene de Dios que sacia mi sed una vez y para siempre?

Te invito a que en oración le pidas hoy a Dios: Señor, necesito de ti, necesito de tu amor; porque hoy comprendí que solo tu amor es el que restaura mi vida y sacia mi necesidad. Gracias por amarme y por tu anhelo de bendecirme. Recibo tu perdón y tu eterno amor. Amén.

Dios le bendiga,
Jesus Eduardo Rico Vargas

Anuncios

“Todo Lo Recibimos de Dios” (Juan 3:1-36)

In Devocional, Jesucristo on noviembre 11, 2010 at 4:30 am

“Respondió Juan y dijo: No puede el hombre recibir nada, si no le fuere dado del cielo.” (Juan 3:27)

Este principio se hace verdad a mi vida, cuando entiendo que de Dios vengo y a Él voy. Que fue solo de Él de quien recibo todas las cosas. Aún las que no considero tan buenas.

Así es, como dijo el rey Salomón: “Y el polvo vuelve a la tierra, como era, y el espíritu vuelve a Dios que lo dio. Vanidad de vanidades, dijo el predicador, todo es vanidad.” (Eclesiastés 12:7-8)

Solo los humildes de corazón entienden, que si es de Dios de quien recibo todas las cosas, es porque nada de lo que tengo es mío, sino de Dios. Y que Él me lo ha entregado para que lo administre con sabiduría, con un propósito claro: Glorificarle. Siendo de bendición para sus hijos, mi familia, y en todas las cosas que emprenda.

Con cada acción honramos o deshonramos a Papá Dios. Tu, ¿qué decides hacer hoy?

Dios les bendiga,

Jesus Eduardo Rico Vargas

“Tu Estás Conmigo” (Juan 2:1-25)

In Devocional, Jesucristo on noviembre 10, 2010 at 7:04 pm

“Y no tenía necesidad de que nadie le diese testimonio del hombre, pues él sabía lo que había en el hombre.” (Juan 2:25)

Es importante recordar hoy, que Dios conoce nuestra vida, mejor, incluso, que nosotros mismos. Y aunque creamos que él no ve lo que hacemos, él conoce hasta lo más íntimo de nuestros pensamientos y nuestro corazón. Por eso, si criticar la calidad musical de Alejandro Sanz, podríamos decir que se equivoca al decir “que cuando nadie le ve” hará esto o aquello, siendo que Cristo conoce nuestras vidas.

¿Sabes qué es lo más sorprendente? Que Papá Dios nos conoce, incluso, desde antes de nacer. Y su amor eterno, nunca ha cambiado.

Recuerda que Cristo te ama, y mientras viva, tienes un propósito y un sentido por el cual vivir. Eres más importante de lo que haz pensado.

Dios les bendiga,

Jesus Eduardo Rico Vargas

“Un Verdad No Tan Obvia” (Juan 1:1-51)

In Devocional, Jesucristo on noviembre 9, 2010 at 7:20 am

“En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. La luz en las tinieblas resplandece, y las tinieblas no prevalecieron contra ella.” (Juan 1:4-5)

Muy seguramente, nos parezca este versículo taaaan obvio, que ignoremos el mensaje profundo que hay en él. ¿Quién no sabe que la luz disipa la oscuridad? Obvio, verdad?

Lo que NO es tan obvio, es conocer la fuente de esa luz, y cómo este principio se aplica a nuestra vida.

Primero. La fuente de vida es Dios, no nosotros mismos. Muchas veces nos levantamos y no le damos gracias a Dios por el día que nos “regala”, porque nosotros por nosotros mismos no podemos darnos vida. Y como buena fuente de luz, que es Dios, una de sus funciones es la de aclarar todas las cosas, lo que se traduce que Dios es la fuente máxima de sabiduría… y con todo, dudamos del conocimiento de Dios y de sus principios dados por su hijo Jesucristo.

Segundo. Si la oscuridad NO prevalece a la luz, ¿por qué aún existen cristianos, hijos de Dios (canales de la luz de Dios), que no se relacionan efectivamente con las personas del mundo, dizque porque “se contaminan” o los “apagan”? ¿No será más bien porque no están pegados a la fuente de luz que es el amor de Cristo?

Miremos el ejemplo del Maestro Jesús. Yo pregunto: ¿En dónde se la pasaba él? A) ¿Apartado de todo el mundo mirando las plantas y las estrellas para “conectarse con Dios”… o B) Más bien estaba en medio del pueblo, rodeado de publicanos y pecadores, siendo respuesta de Amor y Sanidad Integral para sus vidas?

La verdadera vida cristiana se vive en medio del pueblo. Porque solo fruto de buscar en mi intimidad a Dios, puedo ser lleno de su Amor (Luz) para iluminar a una generación que está en oscuridad. Este es el desafío de hoy.

¿Te estás llenando del Amor de Dios en oración, y estás viviendo esto en medio de su familia, estudios o trabajo?

Dios les bendiga,

Jesus Eduardo Rico Vargas

“¿Tienes Abierto el Entendimiento?” (Lucas 24:1-53)

In Devocional, Jesucristo on noviembre 4, 2010 at 5:00 am

“Y les dijo: Estas son las palabras que os hablé, estando aún con vosotros: que era necesario que se cumpliese todo lo que está escrito de mí en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos. Entonces les abrió el entendimiento, para que comprendiesen las Escrituras.” (Lucas 24:44-45)

Este pasaje siempre me ha gustado, desde que recibí a Cristo en mi corazón con una consciencia dispuesta a su palabra. Antes de eso, cuando leía la biblia casi ni comprendía lo que se decía allí, ni enlazaba las ideas, ni las historias, mucho menos las enseñanzas. Pero fue cuando me dispuse a recibir a Cristo y ser lleno de su amor, cuando… un día, por su gracia, empecé a comprender su palabra y todo lo que allí se decía.

Una de las cosas que más me sorprendió, fue conocer la verdadera vida de Jesucristo, de lo que está escrito de Él en los Evangelios. Pues en varias ocasiones, había escuchado de su vida, de otras personas y fuentes que tergiversaron su mensaje o manipulaban su enseñanza. Pero cuando lo leí de la fuente no adulterada” (la Biblia) fue cuando le conocí realmente.

¿Por Qué el Evangelio de San Juan?

Si vas a empezar a leer la biblia, le recomiendo empezar a leer desde el Evangelio de San Juan, porque allí conoces al actor principal de la historia, al chacho de la película, al más importante personaje: a Jesucristo, y de una manera amena y sencilla. Después de leerse ese Evangelio, puedes continuar con los libros que sigues, hasta terminarte todo el Nuevo Testamento. Verás que al principio tomará tiempo adaptarse a la historia, pero luego se torna interesante. ¡Ánimo!

Por cierto, ¿qué parte de la biblia te estás leyendo actualmente?

Dios les bendiga,

Jesus Eduardo Rico Vargas

“Un Ejemplo de Perdón” (Lucas 23:1-56)

In Devocional, Jesucristo on noviembre 3, 2010 at 5:00 am

“Y Jesús decía: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen.” (Lucas 23:34a)

Si alguna vez te has preguntado, ¿cómo perdonar cuando no lo sientes de corazón? El ejemplo de perdón de Jesucristo en la cruz, es el mejor y el único ejemplo que necesitas conocer. Analiza el contexto donde Él perdonó, y verás.

Aveces se nos olvida que hay cosas que no siempre nacen del corazón (pues tendemos a sentimentalizar todo), sino de una profunda decisión, basada en principios de vida bien definidos. El perdón, hijitos de Dios, es una de ellas. No tienes que sentirlo, ni tienes que esperar a que te “nazca de corazón perdonar”, simplemente toma la decisión de perdonar, porque es el perdón una manifestación del Amor.

Empieza a perdonar hoy, haciéndolo primero en oración; y luego, si puedes, ve y habla con esa personita. Por lo menos, yo tengo algunos por ahí a quien debo pedirles perdón.

Y tú… ¿Tienes ha alguien a quien debas pedirle perdón hoy?

Dios les bendiga,

Jesus Eduardo Rico Vargas

“¿Cómo Superar con Éxito la Tentación?” (Lucas 22:1-71)

In Devocional, Jesucristo on noviembre 2, 2010 at 5:00 am

“Y les dijo: ¿Por qué dormís? Levantaos, y orad para que no entréis en tentación.” (Lucas 22:46)

¿ A quién no se le ha presentado la oportunidad de hacer algo malo sin que le miren? ¿Quién de ustedes nunca ha estado frente de lo prohibido? ¿Hemos caído o lo hemos superado?

Yo no sé ustedes, pero yo he caído muchas veces, y otras tantas veces más. Por tanto, Dios me enseñaba, y aún me confirmaba hoy que el problema NO es la tentación, ni siquiera el  caer en ella (aunque esto tenga algunas consecuencias que se tengan que asumir), sino que el problema real es cuando “decidimos” quedarnos disfrutando de la tentación, aún sabiendo que es algo que solo aprovecha temporalmente, pero que es tremendamente Perjudicial a largo plazo.

¿Cómo Superar con Éxito la Tentación?

Cristo nos lo enseña una y otra vez en su palabra, pero lo describe claramente en este pasaje de Lucas 22:39-46:

  1. Cuando se tenga la tentación delante, lo que nos queda es “apartarnos” (levantaos) a la intimidad de nuestra habitación (o a un lugar apartado), y orar.
  2. Si por algún motivo, se cayó parcial o totalmente, en la tentación, recuerde que siempre tienes una oportunidad para volverte a Dios y empezar. “pero yo he rogado por ti, que tu fe no falte; y tú, una vez vuelto, confirma a tus hermanos” (Lucas 22:32)

Hijitos de Dios, recuerden que si haz recibido a Cristo en tu corazón, ya ni el Amor de Dios ni la Salvación es algo que está en juego, pues es algo que Dios nos regala y nunca nos quita. Porque su misericordia es para siempre. Pero sí debemos esforzarnos para que el propósito que Dios tiene para nuestras vidas se cumpla, y podamos disfrutar de la vida abundante que Él, nuestro Papito Dios, ya tiene dispuesto para nosotros.

Tú… ¿Cómo Superas La Tentación?

Dios les bendiga,

Jesus Eduardo Rico Vargas

“¿Cómo Tener Más Paciencia?” (Lucas 21:1-38)

In Devocional, Jesucristo on noviembre 1, 2010 at 5:00 am

Con vuestra paciencia ganaréis vuestras almas (Lucas 21:19)

Cuando estando en la casa, nos da hambre, vamos a la cocina o directamente a la nevera y sacamos qué comer ¿verdad?.  Nunca he visto a alguien, que estando con hambre simplemente exclama: “¡Ay Dios mío, dame comida!”, cuando está posibilitado en ir a la cocina y sacar qué comer. Pero no sucede así cuando nos hace falta la paciencia.

Si al faltarnos la comida, vamos a una fuente de comida. ¿Por qué cuando nos falta la paciencia, no vamos a la fuente de Paciencia? Dios nos enseña, a través de la vida del apóstol Pablo en la carta de los Romanos que Dios es la fuente de toda Paciencia. “Pero el Dios de la paciencia y de la consolación os dé entre vosotros un mismo sentir según Cristo Jesús” (Romanos 15:5)

Pasos para obtener paciencia

  1. Reconozca que Dios es la fuente de toda paciencia,
  2. Vaya a la fuente (Dios) en oración, y pídale que le enseñe a asumir la actitud correcta ante la prueba,
  3. Reconozca que las pruebas son el método de Dios para formar el carácter de Cristo en nuestras vidas,
  4. Asuma con gozo, alegría que brota de un corazón lleno del amor de Cristo, que la prueba es lo que produce en mí Paciencia.

Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba produce paciencia. Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna. (Santiago 1:2-4)

¿Alguna vez haz experimentado paciencia en medio de la dificultad?

Dios les bendiga,

Jesus Eduardo Rico Vargas