Jesús Rico Vargas

Archive for 31 octubre 2010|Monthly archive page

“Cuando Dar lo que Corresponde Es el Camino” (Lucas 20:1-47)

In Devocional, Jesucristo on octubre 31, 2010 at 5:00 am

Entonces les dijo: Pues dad a César lo que es de César, y a Dios lo que es de Dios. (Lucas 20:25)

Muchas veces pensamos que este pasaje bíblico solo aplica para recordar que hay que darle a Dios lo que le pertenece, y ya. Pero olvidamos su contenido profundo.

  1. Aunque afirmamos que a Dios hay que darle lo que le corresponde, no nos preguntamos ¿Qué es lo que realmente le Corresponde?
  2. Nos olvidamos quién es nuestro César. Porque algunas veces le quedamos debiendo no solo al gobierno, sino al banco, al vecino, e incluso la honra a nuestros padres.
  3. No damos el respeto, el perdón, la ayuda, la sonrisa, y el tiempo por compartir a los que les corresponde.

Pido a Dios que les muestre a mis lectores cómo podemos dar lo que corresponde, así como que ponga en nuestros corazones el querer como el hacer.

Tal vez le suene a regaño, pero no lo tomes así. Lo digo con amor y ternura. ¿Sabes qué es lo que le corresponde dar y no has dado?

Dios les bendiga,

Jesus Eduardo Rico Vargas

“¿Para Qué Buscar lo que es Encontrado?” (Lucas 19:1-48)

In Devocional, Jesucristo on octubre 30, 2010 at 7:04 am

Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido. (Lucas 19:10)

¿Tiene sentido buscar lo que ya se ha encontrado? ¿Verdad que No? Uno busca lo que se ha perdido, no lo encontrado. De la misma forma, pensar que el lugar donde Dios nos puso no es nuestro lugar, porque nos sentimos en una tierra de pecadores, ávaros, malaclase, mentirosos y lo que fuere, es algo que  no tiene sentido. Porque si Dios le puso allí, es precisamente para eso: Para Buscar lo que se había perdido. Miles de personitas necesitadas del Amor de Dios, que a causa de ese vacío hacen lo que hacen.

Si usted hoy se cree santo, está bien; pero que esa santidad le lleve a ser instrumento de luz, para que la luz de Cristo alumbre a aquellos que aún viven en oscuridad. Pero si su caso es la de aquellos que viven como en oscuridad, quiero decirle algo. Yo conocí y viví muchas cosas que pensé eran lo que llenaba mi vida, pero a la final me dí cuenta que era solo ilusiones mías, porque sufría y no hallé descanso, ni paz, ni amor en mi alma. Pero cuando me acerqué al Amor de Cristo, no como un religioso, sino con un corazón sincero, consciente de mi necesidad de Él, fue solo entonces cuando empecé a ver.

Como dijo el salmista: “Porque contigo está el manantial de la vida; En tu luz veremos la luz” (Salmo 36:9)

¿Estás lleno de la luz de Cristo hoy? Compártela al que la necesita, comparte este blog en el muro de facebook del que lo necesite. ¿Necesitas tú la luz de Cristo? Recíbele en tu corazón, y él hará.

Dios les bendiga,

Jesus Eduardo Rico Vargas

“Perseverando en la Oración” (Lucas 18:1-43)

In Devocional, Jesucristo on octubre 28, 2010 at 7:03 am

También les refirió Jesús una parábola sobre la necesidad de orar siempre, y no desmayar. (Lucas 18:1)

Antes de leer el pasaje bíblico de hoy, le pedía a Papito Dios en oración que me diera dirección respecto a mi vida espiritual, ya que sé que si tengo fortalecida mi vida espiritual, todo lo demás en mi vida se desarrollará en perfecta armonía, ¿verdad?

Bueno, esto fue lo que Dios me dijo que compartiera hoy con ustedes, pues fue la enseñanza que recibí hoy de Él.

Cuando menos lo piensas, caemos en una flojera espiritual, sea por los afanes del estudio, trabajo o familia; total, llegamos a vivir una vida floja en oración. Pero Papito Dios nos recuerda hoy que si en algo debemos esforzarnos y perseverar es en la ORACIÓN. Pero orar no es solo ponerse de rodillas y balbucear palabritas por llenar el vacío, sino llegar con la actitud correcta de buscar a Dios para disfrutar de su Presencia en nuestro corazón y de clamarle con fe que se manifieste en nuestra vida para dar gloria y honra  a su nombre. Pues, ¿no es acaso la voluntad de Dios que compartamos de sus maravillas a los tantos hombres y mujeres que aún vagan en el mundo sin conocer del Amor de Cristo?

Recordemos que el propósito de toda oración es de glorificar al Padre en el Hijo Jesucristo, “Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré” (Juan 14:13-14). Si el Juez injusto le dio respuesta a las peticiones de la viuda, ¿cuánto más nuestro hermoso Padre Dios, que nos ama con Amor Eterno?

Dios les bendiga,

Jesus Eduardo Rico Vargas

“¿Qué Hacer Cuando Vienen Los Tropiezos?” (Lucas 17:1-37)

In Devocional, Jesucristo on octubre 27, 2010 at 6:10 pm

Dijo Jesús a sus discípulos: Imposible es que no vengan tropiezos; más ¡ay de aquel por quien vienen! (Lucas 17:1)

Una y otra vez nos preguntamos, ¿por qué tuvo que venir tal o cual problema? ¿por qué están pasando estas cosas? Y son preguntas valederas, las cuales tienen respuesta: porque es imposible que NO vengan. Punto. Son el método de Dios para formarnos, de la misma forma como un estudiante debe de resolver los problemas del Álgebra o los de un examen para crecer académicamente.

Por tanto, “el problema” no siempre el problema.

El detalle está en cómo yo asumo las circunstancias, y qué hago de mi vida para salir adelante. ¿Qué hacer entonces? Escuchemos lo que dice Jesucristo al respecto: “Mirad por vosotros mismos” (v. 3)

  1. “Repréndele”. Esto no significa castigar o golpear. Según la Real Academia Española, la palabra reprender está relacionada con “Corregir”. Lo que significa que debo aprender a salir del error; sea que lo haya causado yo o que lo haya causado otra persona (o ambos, no importa). Mi actitud tiene que ser la ser parte de la SOLUCIÓN y no del problema.
  2. “Perdónale”. Reconozca que muchas cosas se nos salen de las manos, y que aunque siempre queremos disfrutar de las cosas perfectas, renunciemos a siempre estar en lo correcto o pretender que otros estén de acuerdo conmigo. Perdonar es renunciar al derecho (o deleite, para algunos) de vengarse.

Pida en oración, dirección antes de iniciar el día; y continúe en comunión constante con Papito Dios. Verá como al final del día, aunque haya tenido tropiezos, siempre gozará de una vida abundante. Total, Papito Dios cuida de ti y de mi.

¿Qué Actitud Asumirás Hoy?

Dios les bendiga,

Jesus Eduardo Rico Vargas

“Fidelidad: La Base del Crecimiento” (Lucas 16:1-31)

In Devocional, Jesucristo on octubre 23, 2010 at 9:33 pm

El que es fiel en lo muy poco, también en lo más es fiel; y el que en lo muy poco es injusto, también en lo más es injusto. (Lucas 16:10)

La Real Academia Española define la palabra “Fidelidad” como: Lealtad, observancia de la fe que alguien debe a otra persona. En este sentido, en el transcurso de nuestra vida, casi siempre estamos sujetos a las disposiciones de otra persona que espera algo de nosotros: Sean nuestros padres, jefes, clientes, discípulos, y Dios (por supuesto).

En el día de hoy, Papito Dios nos recuerda algo importante: Si aprendemos a cumplir nuestros deberes y somos buenos administradores, ésto se convertirá en la base para seguir creciendo. Y esto lo vemos fácilmente en una relación de pareja. Si somos fieles como amigos, avanzaremos al noviazgo; si lo somos igualmente en el noviazgo, avanzaremos al matrimonio; y si en el matrimonio seguimos siendo fieles, tendremos una familia muy unida y bendecida por Dios. Igualmente se aplica con muchas cosas personales, emocionales, empresariales y espirituales, ¿verdad?

¿Estás siendo fiel en lo muy poco que te ha dado Dios? ¿Te estás preparando para recibir lo mucho?

Dios le bendiga,

Jesus Eduardo Rico Vargas

“Todas Mis Cosas son Tuyas” (Lucas 15:1-32)

In Devocional, Jesucristo on octubre 23, 2010 at 5:12 am

Él entonces le dijo: Hijo, tu siempre estás conmigo, y todas mis cosas son tuyas. (Lucas 15:31)

¿Conoces la historia del hijo pródigo? Muy posiblemente la hayas escuchado. Es la historia de un padre de familia y dos hijos, pero uno de ellos (el menor) un día, arrebatado, le pidió a su padre que le diera por adelantado la parte de la herencia que le correspondía, y el padre se la dio.

La cosa fue que el hijo no cogió precisamente esa herencia para hacer negocios y ser de ayuda para su padre, sino todo lo contrario. Se fue lejos y se malgastó el dinero con prostitutas, trago, rumbas after-party, mejor dicho: viviendo perdidamente. Total, al final el dinero se le acabó, terminó mendigando hasta lo más bajo, padeció de hambre, tanto que aún deseaba comer de lo que comía los cerdos que él cuidaba, pero no le daban.

Y bla, bla, bla, bla, todos conocemos la historia. Volvió en sí, decidió regresar a su padre arrepentido, su padre le amó, le abrazó y restauró su dignidad en señal de perdón. ¿Cómo no estarlo? El hijo que creía muerto, dio señales de vida, por fin maduró el carajito. PERO no todos en esta película estaban felices.

El hermano mayor, el que siempre ha estado allí con su padre, trabajando como negro, obedeciendo en todo, se quejó, se molestó en gran manera. Pues sentía que el padre le estaba alcaguetiando a su hermano eso que hizo. ¿No tiene razón ese hombre? Sabes…… no.

Porque realmente, la motivación del hermano mayor no fue por haberle alcaguetiado a su hermano menor, sino que se sentía menos amado que el otro, porque su padre no le había hecho fiesta y ni le había dado regalos para disfrutar con sus amigos en casa de su padre. Y he aquí viene la enseñanza del día…

“…Todas Mis Cosas son Tuyas”

Esas fueron las palabras del padre, y ciertamente las palabras de Papito Dios para nosotros. Si usted está en comunión con Dios, le es fiel a su palabra, y le ama de corazón; no se queje si ve prosperar a otro, o si ve la injusticia en la vida de otros que no haciendo lo recto también prospera y usted no. Porque si así se queja usted, es porque no ha entendido cual es su posición como HIJO DE DIOS que tiene usted por derecho, al haber recibido a Cristo en su corazón, una vez y para siempre.

Papito Dios quiere bendecirle, y muy seguramente lo hace todos los días. Pero no tome comparaciones que no contribuyen a nada bueno. Antes bien, recuerde que si le pide con amor y sabiduría a Papito Dios lo que anhela, él se lo concederá. El rey David lo dijo en otras palabras en uno de los salmos: “Deléitate asimismo en Jehová, y él te concederá las peticiones de tu corazón” (Salmos 37:4).

Hoy quiero que te sientas hijo de Dios, sino no lo sientes así, dile a Papito Dios: Señor, hoy quiero sentirme tu hijo, amado, que sepa yo disfrutar de tu presencia y amor de Padre, hoy y siempre. Amén.

Dios les bendiga, hijitos de Dios.

Jesus Eduardo Rico Vargas

“¿Conoces el Principio de la Excelencia?” (Lucas 14:1-35)

In Devocional, Jesucristo on octubre 21, 2010 at 6:26 am

Porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla, será enaltecido. (Lucas 14:11)

En una sociedad donde el mediocre no es valorado, el ambiente se torna un tanto competitivo. Pero en esta carrera a la excelencia, muchos se concentran demasiado en lograr el objetivo que por alcanzarlo, venden sus principios y terminan haciendo lo que no querían (ni debían).

Conocemos historias de mujeres que por su necesidad o vanidad, venden sus cuerpos (unas son baratas, otras son prepago, pero es la misma indignación); Otros, roban: al gobierno los impuestos, a los proveedores, clientes y demás personas; Otros, traicionan a sus mejores amigos, e incluso a sus padres con el fin de ascender en su carrera o mejorar en sus empresas. ¿No es este el panorama que vemos todos los días?. Pero esto no dura para siempre, luego viene el tropiezo y caen fuertemente.

La excelencia, querido lector(a), a los ojos de Dios, tiene otra óptica: Dios bendice al humilde, al que a pesar de sus necesidades se “humilla” delante de Dios, desechando sus pensamientos y vanidades, para seguir los principios de vida escritos en su Palabra. Si vieras, que esto es más duradero, es lo único sólido y confiable. Por algo, Dios nos dice en su palabra: “Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre“. (2ª Pedro 2:17)

Te invito a que replantees tu sistema de valores, y te guíes más por los parámetro de Dios, que por los tuyos.

Dios les bendiga,

Jesus Eduardo Rico Vargas

“4 Pasos Clave para Ayudar al Caído” (Lucas 13:1-35)

In Devocional, Jesucristo on octubre 20, 2010 at 7:11 am

Cuando Jesús la vio, la llamó y le dijo: Mujer, eres libre de tu enfermedad. Y puso las manos sobre ella; y ella se enderezó luego, y glorificaba a Dios. (Lucas 13:12-13)

Cuando se nombra la palabra AYUDAR, usualmente se piensa en el niño pobre del semáforo, o del mendigo que pasa cada día por la casa pidiendo comida, y escenas similares. Pero se nos olvida, dentro de esa visión de ayuda, a la familia y los conocidos (que no son tan amigos) que día a día, pasan por situaciones difíciles emocialmente hablando. Estamos hablando que diariamente se suicidian 6 personas en Colombia. Cada día la cifra en el mundo asciende a más de 3.000 personas, según la OMS, cifra publicada en EL TIEMPO.

Si bien necesitamos ayudar a aquellos menos favorecidos económicamente, debemos también ayudar a aquellos menos favorecidos “emocionalmente”. ¿Pero cómo hacerlo? Les invito preguntarle a Jesucristo:

  1. Ver la necesidad de la persona (“Cuando Jesús la vio…”)
  2. Llamar al necesitado a su lado, brindar compañía en medio del problema (“… la llamó”)
  3. Declarar palabras de bendición sobre su vida, no criticar sino que sus palabras den esperanza y aliento. (“… y le dijo”)
  4. Y poner manos en el problema, ser sabios en dar la mano. (“Y puso las manos sobre ella”)

Esto es más que simplemente exclamar “Ahy pobrecito”, sino realmente moverse a misericordia y ayudar efectivamente.

¿Estás dispuesto a ayudar hoy?

Dios les bendiga,

Jesus Eduardo Rico Vargas

“¿Dónde Está Vuestro Corazón?” (Lucas 12:1-59)

In Devocional, Jesucristo on octubre 19, 2010 at 6:07 am

Porque donde está vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón. (Lucas 12:34)

Muchas veces, y sin darnos cuenta, le damos más valor a las cosas de la que deberíamos. Ponemos nuestra felicidad en el tener y no en el ser. Y es normal. Nos dejamos guiar por los sentidos, por lo que puedo tocar y palpar, ¿verdad?

Pero se nos olvida algo importante: que ponemos nuestro corazón, en lo que consideramos importante. Lo que significa, que invertimos tiempo, dinero y energías, solo en aquello que consideraos valioso.

Por eso, no es de extrañar, que si usted considera más importante su belleza física, o el trabajo, o el sexo, usted seguramente ha estado invirtiendo tiempo y dinero al gimnasio en exceso, a los salones de belleza y cuanto producto de rejuvenecimiento se le ponga en frente; asimismo ocurre para los que consideran como lo más importante el trabajo y el sexo: se entregan horas y horas en la oficina, o en bares nocturnos buscando una chica(o) con quien pasar la próxima gran aventura. Descuidando asuntos más importantes y transcendentales: su vida espiritual, su pareja, sus hijos, su familia.

El mensaje de Papito Dios, para hoy es este: Evalúa qué es lo más importante para su vida, ¿Cuál es su tesoro? ¿Dónde está su corazón?

Dios le bendiga,

Jesus Eduardo Rico Vargas

“El Poder de la Unidad” (Lucas 11:1-54)

In Devocional, Jesucristo on octubre 14, 2010 at 7:49 am

Más él, conociendo los pensamientos de ellos, les dijo: Todo reino dividido contra sí mismo, es asolado; y una casa dividida contra sí misma, cae. (Lucas 11:17)

Hoy se dió por terminada la operación de rescate de los mineros atrapados en Chile. Una noticia que ha conmovido al mundo entero. ¿Qué podemos aprender de esta lección? Ciertamente que hay mucho por hacer en temas de ingeniería y en legislación laboral, como decía el mismo presidente chileno Sebastian Piñera Echenique. Pero en estos aspectos no quiero profundizar.

La lección aprendida aquí es que cuando un país se une en torno a una causa noble, casi siempre logra su cometido. La unidad realmente alcanza más que el egoísmo. Por eso, buscar la unidad en su familia, en su trabajo, con su pareja, en torno al Amor de Dios será la clave del éxito en su vida.

Aún hay personas que rescatar de su encierro emocional, ¿irás por ellos también?

Dios les bendiga,

Jesus Eduardo Rico Vargas