Jesús Rico Vargas

Archive for 30 septiembre 2010|Monthly archive page

“Estar en la jugada” (Marcos 13:1-37)

In Devocional, Jesucristo, Jesus Rico Vargas on septiembre 30, 2010 at 8:59 pm

Velad, pues, porque no sabéis cuándo vendrá el señor de la casa; si al anochecer, o a la media noche, o al canto del gallo, o a la mañana; para cuando venga de repente, no os halle durmiendo. (Marcos 13:35-36)

Cuando se nos delega algún compromiso, si no se nos pone una fecha específica para revisar nuestra gestión (sea administrar una empresa, un departamento o la casa cuando los padres están de viaje), por grande que sea la responsabilidad y su interés, usualmente caemos en el desinterés temporal o hasta en el descuido porque pensamos que “luego tendremos tiempo” para ocuparnos de eso que se nos delegó, si cometemos errores, tal vez.

Así pasa muchas veces con nuestras vidas. Nos permitimos descuidos, errores “piadosos”, pues pensamos que Dios tendrá, pues, misericordia. Y ciertamente la tendrá, pues su paciencia es infinita. ¿Pero cuántos problemas nos ahorraríamos si tenemos presente que “en cualquier momento” podrá llamarnos a rendir cuentas? Y no estoy hablando simplemente del fin del mundo, sino al fin de nuestros días.

Recordar hoy el propósito de nuestras vidas, es el comienzo de una vida feliz y plena, pues solo aquel que tiene una Identidad Con Sentido, podrá disfrutar la vida y “vivir”.

Mejor es ir a la casa del luto que a la casa del banquete; porque aquello es el fin de todos los hombres, y el que vive lo pondrá en su corazón (Eclesiastés 7:2)

¿Cómo deseas vivir hoy?

Dios les bendiga,

Jesus Eduardo Rico Vargas

Anuncios

“El Secreto de una Oración Efectiva” (Marcos 11:1-33)

In Devocional, Jesucristo, Jesus Rico Vargas on septiembre 29, 2010 at 5:00 am

Y cuando estéis orando, perdonad, si tenéis algo contra alguno, para que también vuestro Padre que está en los cielos os perdone a vosotros vuestras ofensas. (Marcos 11:25)

Si leemos con atención todo el capítulo 11 del evangelio de San Marcos, y en especial de los versículos 20 al 26, notaremos el poder y la autoridad con que Jesucristo hacía todas las cosas. Su oración era tan efectiva, que hasta en las cosas más simples (el caso de la higuera) Papá Dios le respaldaba, ¿por qué?

Porque Cristo sabía el secreto: El Perdón. Una oración nacida de un corazón que perdona, es un corazón que ama, y un corazón que ama es la vida de un hombre que ha dispuesto su corazón para hacer la voluntad de Su Dios y Padre Eterno. Que sin pensar si debo o no perdonar, lo hace… ¿Cómo, pues, Papito Dios le negará alguna cosa? En esto radica la verdadera fe. No en creer por creer, sino creer para actuar por fe en lo he aprendido de Su Amor, de Sus Palabras, escritas en la Biblia.

Te invito a que ejercites hoy tu fe, y hagas esa oración de perdón que tanto tu corazón, tu familia, Colombia y el Mundo necesita.

Dios le bendiga,

Jesus Eduardo Rico Vargas

“Recuperando nuestra visión” (Marcos 10:1-52)

In Devocional, Jesucristo, Jesus Rico Vargas on septiembre 28, 2010 at 5:00 am

Respondiendo Jesús, le dijo: ¿Qué quieres que te haga? Y el ciego le dijo: Maestro, que recobre la vista. (Marcos 10:51)

Algo que me causó últimamente curiosidad fue la historia de este ciego. Jesucristo sanó a muchos ciegos, y de muchas maneras; pero a pocos de ellos se les menciona con nombre propio, e incluso, con el nombre de su padre. Era como el ciego conocido del pueblo, el de toda la vida.

Tal vez, esto represente nuestra vida. Muchas veces, tenemos un problema tan conocido, al punto que hasta por nuestros padres es recocido: somos pobres desde la generación de mi tatarabuela, tenemos tal enfermedad u otra por herencia, repetimos los mismo errores de nuestros padres (aunque conscientes, igual los replicamos) y cosas semejantes.

¿Cuál es, pues, la enseñanza de hoy? Ciertamente tenemos estos problemas que nos hacen perder la visión correcta de nuestra vida, y del propósito para el cual Papito Dios nos creó. Hay que tomar el ejemplo del ciego Bartimeo, quien ante el paso del Maestro por su vida, le buscó con ánimo resuelto y nunca desistió, y aunque la pregunta de Jesús sonara como tonta (pues a qué ciego se le pregunta “¿qué quiere que te haga?”, sino es el de recobrar la visión) pero esto el Señor lo hizo para enseñarnos humildad; humildad para reconocer que necesitamos de Él, y necesitamos presentarle nuestros problemas a Él, y ciertamente recibiremos sanidad.

“¿Qué quieres que te haga?” – te pregunta el Maestro Jesucristo hoy…

Dios le bendiga,

Jesus Eduardo Rico Vargas

¿Cómo ser un líder verdadero? Liderazgo a la Inversa (Marcos 9:1-50)

In Devocional, Jesucristo, Jesus Rico Vargas on septiembre 27, 2010 at 6:51 am

Entonces él se sentó y llamó a los doce, y les dijo: Si alguno quiere ser el primero, será el postrero de todos, y el servidor de todos. (Marcos 9:35)

Cuántas veces pensamos el liderazgo como una posición privilegiada donde muchos nos siguen y nos aclaman y nos sirven como súbditos . Cuántas veces pensamos al “Líder” en términos de los beneficios que tendremos, es decir, de lo que recibiremos.

Jesucristo nos plantea el verdadero liderazgo a la inverza. La clave del verdadero liderazgo no radica en qué vamos a recibir sino en qué vamos a dar. Implica, además, cuántas personas voy a ayudar y no cuánto beneficio sacaré de esto o aquello. Y lo más importante de su enseñanza no fueron sus palabras, sino el ejemplo que nos dio. Al punto fue su liderazgo que hasta su vida entregó por la causa, por amor a sus seguidores (aún antes que le siguieran).

¿Por qué crees que aún hoy, hace más de dos mil años, Jesucristo sigue ganando más y más seguidores? Su carisma no se basó en vanas palabras, ni en acciones huecas y temporales, sino en un amor y servicio genuino por los demás. Y a todos Dios nos regaló un talento y un propósito para ser líderes.

¿Estás ejerciendo hoy tu liderazgo? Medita en esto y habla con Papá Dios en oración.

Dios le bendiga,

Jesus Eduardo Rico Vargas

“Puestos los ojos en las cosas de Dios” (Marcos 8:1-38)

In Devocional, Jesucristo, Jesus Rico Vargas on septiembre 26, 2010 at 5:00 am

Y llamando a la gente y a sus discípulos, les dijo: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a si mismo, y tome su cruz y sígame. (Marcos 8:34)

Tal vez fue la predicación más fuerte que Jesucristo haya hecho; tal vez fue la corrección más dura que le haya hecho a uno de sus discípulos: Pedro. Pero detrás de estas palabras, se esconde la esencia misma del amor.

Es literalmente imposible entregarse a algo o a alguien si no renunciamos a las cosas que van en contra de ese objetivo. Renunciar y estar dispuesto a aprender un nuevo camino, una nueva forma de vivir, por alcanzar aquello que nos une, es el amor mismo. Jesucristo nos lo demuestra una y otra vez, y lo ratifica en la Cruz, cuando por amor a nosotros, renuncia a las comodidades de ser Hijo de Dios, para enseñarnos el amor, el perdón, el servicio, la bondad.

Decida renunciar a aquello que solo le causa una “leve” comodidad y presénteselo a Dios en oración. Llénese de su Amor y camine de la mano de Cristo. Ciertamente aprenderá muchas cosas, así como tendrá que desaprender otras tantas, pero a la postre le irá súper bien en su vida. Más de lo que imaginó algún día.

Dios le bendiga,

Jesus Eduardo Rico Vargas

“Lo que contamina al hombre” (Marcos 7:1-37)

In Devocional, Jesucristo, Jesus Rico Vargas on septiembre 25, 2010 at 4:15 pm

Nada hay fuera del hombre que entre en él, que le pueda contaminar; pero lo que sale de él, eso es lo que contamina al hombre. (Marcos 7:15)

En esta generación, se mejorado el acceso a la información sobre la salud y se le ha hecho una especial publicidad al cuidado del cuerpo por las vías naturales, sean de medicamentos o nutrientes naturales. A su vez, se ha comentado mucho sobre los nuevos contaminantes que el ser humano consume, sea en su alimentación o respiración.

Si bien lo anterior es en definitiva cierto, se nos ha olvidado que el ser humano no solo es una ser corpóreo sino también un ser integral: con alma y espíritu. Y lo más curioso del caso, es que el cuerpo es el asiento de los males que provienen del espíritu y del alma (área psicológica).

Hoy Jesucristo nos recuerda esto, y nos muestra dos casos: el del hija de la mujer sirofenicia y el del sordomudo. La hija de la sirofenicia sufría de un problema espiritual, pues estaba endemoniada, y el sordomudo vivía una enfermedad que lo tenía encerrado emocionalmente. Si abre hoy su corazón a la palabra de Dios, comprenderá que Jesucristo no solo fue respuesta de sanidad para las vidas de estas dos personas, sino que consciente de que sus discípulos no aprenderían solo con sus palabras la enseñanza de lo que sí contamina al hombre, les mostró los casos precisos de su enseñanza.

Recuerde, que aunque adolezca de alguna enfermedad física, “no solo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”. Lo que significa que no solo necesitamos alimentar y cuidar nuestro cuerpo sino también que necesitamos alimentar nuestro espíritu con su Amor para sanar las heridas del corazón y así poder disfrutar una mejor salud física.

El ser humano es como es ICEBERG, aunque solo vemos su punta, la mayor parte de su estructura se esconde debajo del agua.

Dios les bendiga,

Jesus Eduardo Rico Vargas

“Después de la tormenta, viene la calma” (Marcos 6:1-56)

In Devocional, Jesucristo, Jesus Rico Vargas on septiembre 24, 2010 at 5:00 am


Y subió a ellos en la barca, y se calmó el viento; y ellos se asombraron en gran manera, y se maravillaban. (Marcos 6:51)

Ayer por la mañana, llegando de Rionegro (Santander) a Bucaramanga, ciudad en donde actualmente vivo, casi me roban todo lo que llevaba: morral, portátil, celular, dinero, papeles, etc. Pero eso no fue lo que más me impresionó. Dos señores me pidieron dinero para comer, y yo quise ayudarles y les regalé dinero, pero queriendo más me presionaban para que les entregase todo.

En medio del problema solo recordé las palabras de Jesucristo que me decían: “No resistáis al que es malo (…), y al que quiera ponerte en pleito y quitarte la túnica, déjale también la capa (…), al que te pida, dale; y al que quiera tomar de ti prestado, no se lo rehúses (…)” (Mateo 5:39-42). Palabras que estaban muy fuertes en mi corazón esa mañana.

Y esta fue mi oración, en ese mismo momento: “Señor, tu sabes que estas cosas las necesito para cumplir tu voluntad, vengo de servirte como misionero en Rionegro y necesito de tu ayuda; nada tengo que pueda ayudar a estos hombres; bendícelos.”

¿Saben qué? Cristo estaba conmigo en la barca de mi vida esa mañana, se agradó de mí, por tanto, puso gracia sobre mi vida para hablar con los hombre con amor, puso además personas alrededor que miraban la escena aunque sin hacer nada, y puso temor en los hombres pues hasta el celular me lo devolvieron porque me dijo que era muy feo (sin cámara).

Palabra fiel es esta: “Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo; echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros.” (1ª Pedro 5:6-7)

Dios les bendiga,

Jesus Eduardo Rico Vargas

“Creyendo en medio de la adversidad” (Marcos 5:1-43)

In Devocional, Jesucristo, Jesus Rico Vargas on septiembre 23, 2010 at 5:00 am

Pero Jesús, luego que oyó lo que se decía, dijo al principal de la sinagoga: No temas, cree solamente. (Marcos 5:36)

¡Cuán fácil es ser líder o estar de buen ánimo cuando las circunstancias están a nuestro favor! Pero las cosas se tornan difíciles al venir la adversidad y los problemas, y ya no tenemos la misma actitud ni la misma fe. Es una tendencia: Cuando estamos en medio de una problema, creemos que será para siempre.

Hoy Papito Dios nos desafía a tener la actitud de su Hijo Jesucristo, que al escuchar un problema severo, que la niña de Jairo (un principal de la Sinagoga) había muerto, le dijo: “No temas, cree solamente.” Porque Cristo sabía que esa noticia había hecho desfallecer el corazón de Jairo.

¿Cuál es tu gran problema hoy? ¿Cuál es la situación adversa por la que estás atravesando? ¿Aún eres de los que piensas que ese problema durará para siempre? Sea cual sea tu situación, siempre recuerda: No importa cuán grande pienses que es tu problema, dile por fe a tu problema hoy, cuán grande es tu Dios.

Hijitos, vosotros sois de Dios, y los habéis vencido; porque mayor es el que está en vosotros, que el que está en el mundo. (1ª Juan 4:4)

Dios les bendiga,

Jesus Eduardo Rico Vargas

“La actitud de mi corazón” (Marcos 4:1-41)

In Devocional, Jesucristo, Jesus Rico Vargas on septiembre 22, 2010 at 5:00 am

Pero otra parte cayó en buena tierra, y dio fruto, pues brotó y creció, y produjo a treinta, a sesenta, y a ciento por uno. (Marcos 4:8)

Siempre me pregunté, por qué unas personas son más felices que otras. Por ejemplo: ¿por qué existen algunos que teniendo dinero y bienes materiales viven desdichados, pero otros que teniendo solo lo necesario viven mejor? Con todo, y para no hacer las cosas fáciles, están los casos contrarios, que por su escases condician lo que no deben y viven desdichados. ¿En dónde radica la diferencia?

En la Biblia se habla de la parábola del sembrador. En esta parábola, estos son los participantes: El Sembrador, la semilla, y la tierra. En todos los casos, son los mismos participantes, pero solo una cosa es diferente: la tierra. Y son cuatro diferentes: el camino, los pedregales, la llena de espinos y la buena tierra. Lo curioso aquí, fue el descubrir que éstas representan las actitudes del corazón.

  1. ¿Endurezco mi corazón para sumirme en la ingratitud de lo que Dios me da, pues aunque sea poco para mí, es lo suficiente? (Estos son los del camino)
  2. ¿Dejo que mi falta de carácter me lleve a ser presa fácil de amigos “buen intencionados” que con su negativismo destruyen mis sueños? (Estos son los pedregales)
  3. ¿Dejo que la avaricia y los afanes me prohíba disfrutar de la belleza de vivir en plenitud con la familia y con las personas que más amamos? (Estos son los de espinos)
  4. ¿O mejor me dispongo a dar gracias siempre por todo, y me dedico a cuidar lo que Dios me da como bendición: la vida, la familia, al amigo, al vecino, y aún hasta los que tal vez nos hacen daño? (Estos son los de la buena tierra)

Solo una vida tenemos y ésta hay que saberla invertir. ¿Cómo vas a recibir la semilla que Papito Dios tiene para ti hoy?

Dios les bendiga,

Jesus Eduardo Rico Vargas

“Una familia que ora unida, jamás será vencida”

In Devocional, Jesucristo, Jesus Rico Vargas on septiembre 21, 2010 at 1:06 pm

Si un reino está dividido contra sí mismo, tal reino no puede permanecer. Y si una casa está dividida contra sí misma, tal casa no puede permanecer. (Marcos 3:24-25)

La unidad no es el producto de estar simplemente juntos. Porque en muchas familias, se viven juntos pero no conviven en unidad. Pero ¿cómo convivir en unidad, en medio de tantas diferencias?

El Espíritu Santo es el factor más importante cuando de unidad se trata, porque es Él, el instrumento que Dios usa para producir en los corazones de todos, el mismo sentir, un mismo respirar, una misma visión. Porque nada más indispensable que Aquel que en medio de las riñas pueda consolarme como el Espíritu Santo de Dios lo hace. ¿Y cómo se logra esto? En oración íntima y en familia.

Pido a Dios hoy que todas las familias tengan este mismo sentir. ¡Dios les bendiga!

Jesus Eduardo Rico Vargas